¿Por qué perdió México contra Alemania en los octavos de final en la Copa del Mundo de Francia 1998?

Considerada como una de las derrotas más dolorosas de la Selección Mexicana de Fútbol en su historia, resumiremos, en una conclusión al final de ésta nota y también a través del análisis del Director Técnico de la Selección Mexicana, Manuel Lapuente en la Copa del Mundo de Francia 1998, repasaremos las acciones y las razones del porqué México dejó escapar esa posible victoria y del porqué la realidad de un posbiel triunfo fue mera quimera, fantasía, ilusión, aquella tarde del 29 de junio de 1998 en el Stade de la Mosson en Montpellier, Francia, ante una asistencia de 29,800 aficionados y el arbitraje del portugués Vítor Melo Pereira.

La selección mexicana se clasificó en el primer sitio en el hexagonal final de la Concacaf, terminó en primer lugar con un total de 18 unidades, por 17 de los Estados Unidos, que junto con Jamaica consiguieron el boleto a la justa veraniega; Bora Milutinovic fue el técnico que logró el pase, pero previo al Mundial fue destituído y su lugar fue ocupado por el experimentado Manuel Lapuente.

La ”Leyenda Urbana” que se ha comentado todos estos años, es que, la razón principal de aquella caída azteca, fue que Raúl Rodrigo Lara, jugador que militaba para el Club América de México en la posición de medio de contención, había jugado como defensa central desde el inicio aquella tarde contra Alemania, pero en realidad alineó como contención y fue en la segunda parte del encuentro que Lapuente lo movió como un tercer central para formar la línea de cinco defensas y permitir que 2-Claudio Suárez, defensa central mexicano, se incorporara más al ataque, ser agresivos y así buscar la victoria. A partir de ese día, mucho se mencionó que Lapuente debió haber alineado a Joel el ”Tiburón” Sánchez, defensa central de Chivas, en lugar de Lara; sin embargo, Lara no empezó como defensa central ese día. Más adelante en éstas líneas, Lapuente aclara las cosas.

La primera vez que la Selección Mexicana de Fútbol se clasificaba a la segunda ronda en un Mundial celebrado en Europa, fue en Francia 1998, dirigidos por el técnico Manuel Lapuente. Lo logró además de forma invicta y con una dosis de resiliencia al estar abajo en el marcador en todos los compromisos del grupo de la muerte: doblegó a Corea del Sur 3-1 cuando lo perdía 0-1 y empató 2-2 contra Bélgica y Holanda al estar 0-2 en ambos duelos; México volvió a repetir esos momentos que lo han caracterizado en torneos oficiales al lograr conectarse y mostrar, a través de pundonor y orgullo propio, el desparpajo y la magia en el juego colectivo; a partir de ésta emotiva y épica manera, logró su pase a los octavos de final.

El equipo mexicano estuvo cerca de lograr el boleto a la fase de cuartos de final en Francia 1998, cuando con gol de Luis el “Matador” Hernández al ´47, el tricolor lo ganaba 1-0, tuvo a los germanos contra las cuerdas, la ilusión de la nación entera estuvo más que viva durante 74 minutos, momento en el que Alemania empató y en el ´86 las esperanzas fueron sepultadas, 2-1 el marcador final a favor de los teutones.

Cuauhtémoc Blanco asistía a 15-Luis Hernández, éste marcaba el 1-0 al ´47 y nos hacía soñar a todos los mexicanos

LAS ALINEACIONES Y EL PARADO TÁCTICO DE MÉXICO.

El Tricolor mostró un parado táctico de 1-4-3-3, mismo que usó en ese mismo Mundial contra Corea del Sur en el primer tiempo, alineó con el “Inmortal” 1-Jorge Campos como el cancerbero nacional, 31 años; el lateral derecho fue 13-Pavel Pardo, 21 años y el izquierdo 4-Germán Villa, 25 años, los centrales 5-Duilio Davino, 22 años y 2-Claudio Suárez, 29 años; el contención 14-Raúl Rodrigo Lara, 25 años, como interior derecho 6-Marcelino Bernal, 36 años (Salvador Carmona, ´46, 22 años) y el interior por izquierda 8-Alberto García Aspe, 31 años (9-Ricardo Peláez, ´86, 34 años); adelante, por izquierda 11-Cuauhtémoc Blanco, por derecha, 25 años, 17-Francisco Palencia, 25 años (Jesús Arellano, ´53, 25 años) y 15-Luis Hernández como centro delantero, 29 años. D.T. Manuel Lapuente.

Los alemanes saltaron al campo con una formación 1-4-4-2, con 1-Andreas Koepke en la puerta, 36 años, por la lateral derecha 14-Markus Babbel, 25 años, los centrales 5-Thomas Helmer, 33 años (17-Christian Ziege, ´37, 26 años) y 2-Christian Woerns, 26 años, 3-Joerg Heinrich, 28 años (7-Andreas Moeller, ´57, 30 años) como lateral izquierdo; los centrocampistas 10-Thomas Haessler, 32 años (9-Ulf Kirsten, 32 años) como volante por derecha, 8-Lothar Matthaeus como volante mixto, 37 años, 16-Dietmar Hamann como contención fijo, 24 años y 21-Michael Tarnat volante por izquierda, 28 años; en punta 18-Juergen Klinsmann, 33 años y 20-Oliver Bierhoff, 30 años. D.T. Berti Vogts.

El gran ausente del tricolor: en ésta ocasión no hubo un jugador mexicano que hubo qué extrañar en la Copa del Mundo; Manuel Lapuente y su auxiliar técnico, Mario Carrillo, llevaron a lo mejor que había disponible en el fútbol mexicano, ya sea en la liga local o en el extranjero.

El 1-4-3-3 fue el parado táctico como saltó al rectángulo verde Lapuente esa tarde llena de convicción y determinación del Tricolor. Imagen: Federico Olvera.

EL PRIMER TIEMPO

En la primera mitad, Alemania tuvo oportunidades de gol más claras y el portero mexicano, Jorge Campos, se cubrió de gloria momentánea. El combinado nacional tuvo algunas oportunidades de gol, una por conducto de Alberto García Aspe quien cobró un tiro libre desde la banda izquierda a la altura de la zona 16, es decir, en el límite lateral del área penal y justo a la mitad, Aspe sacó un riflazo que se meció en el área de meta y que Woerns con el hombró desvió a tiro de esquina. Marcelino sacó un disparo de larga distancia, de aquellos que acostumbraba, que hizo una comba y que incomodó al arquero, mismo que rebotó y la defensa despejó.

En una transición rápida, Bierhoff le dio un pase al espacio por elevación que robó la espalda de los centrales mexicanos a Klinsmann quien se vio imposibilitado por la veloz salida de Campos quien se anticipó, manoteó el balón dentro del área y alejó el peligro. Posteriormente un par de tiros muy por arriba de los arcos, uno de Matthaeus de derecha con la sombra de Davino y el otro de Aspe con la zurda.

Campos anticipó correctamente ante la intentona de Klinsmann. Foto imago/Uwe Kraft

Minutos más tarde, Tarnat conectó un proyectil de zurda a media altura y a escasos metros de la media luna por pasillo central, que buscaba incrustarse en el palo y costado izquierdo del arco de Campos, quien dio un manotazo espectacular al estirar el brazo izquierdo y desviar el esférico, ese disparo llevaba etiqueta auténtica de gol.

A continuación, desde tres cuartos de cancha, en el corredor central, Klinsmann con la izquierda mandó una apertura por elevación a un compañero que entraba en la lateral izquierdo del área penal, quien hizo la recepción dirigida y al llegar a línea de fondo en plena línea de meta envió el centro al segundo poste donde Oliver Bierhoff se lanzó por todo lo alto y remató de cabeza al travesaño ante una marca de Davino que ni lo incomodó y que tampoco saltó por el balón.

Posterior a los embates de los “Die Mannschaft” (El equipo), los aztecas respondieron con una jugada en táctica dinámica, una triangulación vistosa en el último cuarto de cancha alemana, por el sector izquierdo entre Blanco quien sirvió al centro para Luis Hernández quien de inmediato, como poste y de primera intención, habilitó la entrada al área de Francisco Palencia quien ejecutó el control orientado al puntear el dulce e incursionar nítido, con oportunidad franca, manifiesta de gol, a través del extremo izquierdo del área ante la marca y persecución lateral de Christian Woerns y en paralelo la salida de Koepke quien atajó con la pierna ante la intentona del canterano cruzazulino de colar la bocha rasa con zapatazo de derecha al primer palo del alemán; así se decretaba el colofón de la primera mitad de la batalla entre germanos y mexicas.

La calidad, el talento, el carácter, el desparpajo y sobretodo, la «Cuauhtemiña», jugada que se aprecia en la imagen, se manifestaron por el creativo de la escuadra azteca, 11-Cuauhtémoc Blanco. Foto: Getty Images.

EL SEGUNDO TIEMPO

Para el inicio de la segunda parte, Manuel Lapuente hizo un cambio táctico, entró al campo Salvador Carmona, quien no había jugado en el campeonato mundial de Francia y se posicionó como lateral derecho, a Pavel Pardo lo movió a la contención para acompañar a Aspe en el medio campo; le dio la indicación a Lara de meterse entre los centrales para formar la línea de cinco (Carmona, Davino, Suárez, Lara y Villa). También le dio la señal a Claudio Suárez de romper la línea en fase ofensiva, para que se pudiera sumar desde la zona de creación y buscar pisar el área contraria para crear peligro.

Apenas se habían jugado dos minutos del segundo tiempo cuando se da la primera acción mexicana en fase ofensiva, ante la conducción de Claudio Suárez en tres cuartos de cancha y por la pradera central, servía un pase entre líneas para Cuauhtémoc Blanco quien hizo un movimiento del sector izquierdo hacia el centro en la frontera del área grande con la media luna, se anticipó al defensa 2-Woerns y controló el balón al mismo tiempo que condujo de manera lateral en los linderos de la media luna y le filtró la pelota a Hernández quien junto con Suárez se había metido entre los centrales, Luis atravesaba la media luna y metía en el carril central del área, justo al recibir de espaldas el balón había quedado entre tres defensas europeos que lo rodeaban en forma de triángulo, se dio la media vuelta apenas la recepcionó, se perfiló, se quitó, dribló al 21-Tarnat quien en la intentona quedó sembrado en el césped, por detrás lo perseguía 14-Babbel y ante la barrida de 2-Woerns e intento de desvío del inminente disparo, en el vértice derecho del área de meta, el “Matador” se terminaba de crear el espacio y empalmaba con elegancia el balón en disparo cruzado a media altura que llevaba dirección del segundo palo de Koepke, quien nada pudo hacer y ante la mirada de Claudio Suárez que gozaba el ingreso de la de cuero en el beso y romance con la red. México se colocaba adelante en el marcador, 1-0 en el minuto 47.

Hernández celebra el 1-0, minutos más tarde dejó escapar el 2-0. Foto: Getty Images.

La instrucción dada a Suárez se ejecutaba pues éste pisaba el área enemiga continuamente y un pase filtrado a Claudio que entró al área como auténtico centro delantero no pudo ser porque el cancerbero alemán lo anticipó.

LUIS HERNÁNDEZ SE PERDIÓ EL 2-0

Minutos más tarde, en una transición defensa-ataque, en la contra, el equipo azteca, por conducto de Jesús el “Cabrito” Arellano, hizo un veloz y vertiginoso regate, que inició en su propia media cancha por el alero derecho y que al conducir dibujaba una diagonal, cuyo colofón fue al internarse a bayoneta calada por el carril central, al cruzar la media luna del área del seleccionado europeo y al entrar al área, al trompicarse entre tres alemanes, 2-Woerns, 21-Tarnat y 8-Matthaeus e intentar conectar con la derecha, Matthaeus se interpuso y pateó el balón con la zurda en el intento de despeje, mismo que salió raso al lado derecho de Koepke quien alcanzó a rosar el esférico y fue justo lo que propició fuese a estrellarse en el larguero derecho, al rebotar, la de cuero cayó al sector izquierdo del área grande donde se encontraba Cuauhtémoc Blanco quien de zurda y de primera intención pasó con precisión a Hernández quien se encontraba en la pradera central y en el limítrofe del área chica, solo, sin marca, frente al portero y que de primera intención remató justo a la humanidad de Koepke, quien sujetaba con ambas manos el caramelo, arquero que en aquella época jugaba para el Marsella. Sin duda se había ido una grande para el equipo nacional mexicano; se antojaba que Hernández pudo haber hecho un tiempo más, es decir, pudo haber controlado e incluso conducir el balón hasta rebasar la línea de gol, puesto que no tenía una marca férrea en ese instante, atrás de él había dos defensas a metro y medio de distancia.

A posteriori de la falla mexicana, se vino una apertura por la banda de la izquierda en zona tres por parte de los de Alemania, en el último tercio azteca y desde ahí vino el centro del 16-Didi Hamann al corazón del área mexicana, donde se alzaba sin marca pegajosa, por todo lo alto el centro delantero 20-Bierhoff por encima de 14-Lara y 5-Davino quienes simplemente eran espectadores de su remate que se iba por encima del arco defendido por Jorge Campos; sin embargo, ese había sido un aviso muy peligroso y pronosticaba sobre un escenario que se podría replicar en el trámite del cotejo.

Así fue, en el minuto 74 de tiempo corrido, nuevamente el contención 16-Hamann, desde la lateral derecha en tres cuartos de cancha, enviaba un servicio largo por elevación al sector central del área del equipo mexicano, aparecían con las referencias de marca correctas 2-Suárez con 20-Bierhoff y 14-Raúl Rodrigo Lara con 18-Klinsmann, el esférico techó a Suárez y a Bierhoff, pero al tratar de fildearlo o despejarlo, a Lara, la pelota se le coló entre las piernas, el balón cayó al centro y en el límite del área chica, donde la pierna de Juergen Klinsmann apareció primero que la de Jorge Campos para empujar la número cinco en la red de la portería mexicana, se decretaba el 1-1 en el marcador.

18-Juergen Klinsmann marcaba el 1-1 al minuto 74, en la jugada en la que Lara no atina a despejar.

Para el minuto 85, 21-Michael Tarnat recibía, en el último tercio de su zona ofensiva, un cambio de juego enviado desde la altura de los tres cuartos de cancha, controlaba y a su vez mandaba otro cambio de orientación con la zurda y con dirección al vértice derecho del área mexicana, ahí recibía de espaldas con la izquierda 9-Ulf Kirsten quien de inmediato se la acomodaba, se perfilaba y enviaba el centro justo al manchón penal donde 20-Olivier Bierhoff saltaba vehemente entre dos defensas mexicanos, ante la tibia marca de 14-Raúl Lara y la mirada expectante de 5-Duilio Davino quien se encontraba por delante, remataba seco al ángulo superior izquierdo del arco del nativo de Acapulco, Guerrero, quien nada podía hacer para evitar la caída de su marco; se sentenciaba el 2-1 a favor de los “Die Maschine” (La Maquinaria), al mismo tiempo que se esfumaba el segundo intento consecutivo por llegar a los cuartos de final, después que en Estados Unidos ´94 México había sucumbido contra Bulgaria en la tanda de penales; en ésta ocasión había sido el juego aéreo la llave en que Alemania pudo superar y abrir el cerrojo del cuadro mexicano.

20-Oliver Bierhoff marca el 2-1 ante la nula marca de 14-Raúl Lara y la mirada de 5-Duilio Davino, mientras que 18-Jurgen Klinsmann y Andy Moller observan con gozo. Foto: AP Photo/Michel Lipchitz.

La Selección Mexicana aún tuvo una última oportunidad en el agregado, en el minuto 45+2, cuando 11-Blanco enviaba un elegante servicio desde el vértice izquierda del área alemana hacia la parte central del área chica donde se encontraban y brincaron por lo alto 15-Hernández y 9-Ricardo Peláez, el primero conectaba el balón a través del gesto técnico del remate de cabeza, pero su dirección fue a las manos del arquero teutón y así culminaba la historia y el Copa del Mundo para el seleccionado nacional.

Al final del encuentro, el técnico alemán, Berti Vogts, destacó que México fue una “tortura” durante los 90 minutos, confesó que minutos antes el iniciar el juego, tuvo que reemplazar al titular Jurgen Kohler por Markus Babbel y eso le perjudicó el plan de juego, Kohler no jugó por molestias en una pierna. Vogts declaró que el ingreso de Andreas Moller en el segundo tiempo fue fundamental para el triunfo alemán, “Tuvimos que mandar a Moller, nos dio energía y dinamismo para conseguir la victoria”, afirmó.

Una Copa del Mundo donde el “Cabrito” Arellano se significó por ser el jugador más desequilibrante del equipo mexicano, fue la primera vez que México pasaba invicto la ronda de grupos y de las pocas notas grises fueron el hecho de que Luis García Postigo, centro delantero que había brillado en la Copa del Mundo de Estados Unidos ´94, no vio acción, no tuvo minutos en Francia 1998, motivo de críticas para Manuel Lapuente y para su auxiliar técnico, Mario Carrillo; sin embargo, se había ejecutado una linda Copa del Mundo para la Selección Mexicana.

EL ANÁLISIS DE MANUEL LAPUENTE

En mayo del 2020, Manuel Lapuente fue entrevistado en el programa “Línea de 4” de TUDN, ahí explicó lo que pretendía, en el transcurso del partido, al retrasar a la defensa a Raúl Rodrigo Lara y adelantar a Claudio Suárez al medio campo.

Previo a que Lapuente se expresara, el narrador y comentarista, Enrique el “Perro” Bermúdez puntualizó al aire:

”Yo quisiera, a mí me lo platicaste, pero la gente no lo sabe, hay una leyenda, en esa Copa del Mundo y es leyenda y quiero que se la aclares a la gente, porque mucha gente dice: ´contra Alemania perdimos porque a Lapuente se le ocurrió cambiar a Raúl Rodrigo Lara de central y adelantar al “Emperador” Claudio Suárez de volante` y no fue así, platícale a la gente, yo ya lo sé, pero creo que es muy interesante porque es una leyenda urbana que ha venido creciendo y mucha gente cree que así fue”.

El ex Director Técnico nacional respondió:

“Uno hace movimientos que a veces resultan y a veces no, en ese entonces lo que quería era tirarme para delante, más al frente todavía, tuvimos dos o tres oportunidades de gol, que no acertamos, que ahí fue la clave de que no ganáramos el partido, entonces teníamos que jugárnosla, como sea, había que ganar el partido, entonces fue cuando opté por hacer ese movimiento, quizá fue muy brusco, quizá no, quizá me equivoqué, está bien, pero pasó y vuelvo a repetirte, yo creo que ese partido debimos haber ganado, nos faltó el gol, nada de dominio de Alemania, ni nada de esas cosas, nos esperábamos una Alemania feroz y resulta que nosotros éramos los feroces en ese partido y realmente pasaron cosas que normalmente pasan, a veces fallas y por eso pierdes y así fue, así fue para nosotros”.

LA CONCLUSIÓN

La escuadra mexicana, en Montpellier, sucumbió ante Alemania por el “Juego Aéreo” alemán, mas no por la permuta de Lara con Suárez o de la no alineación del “Tiburón” Sánchez en lugar de Raúl Lara. La estatura de los centros delanteros teutones, Oliver Bierhoff, de 1.91 de altura y Juergen Klinsmann con sus 1.80 metros versus la de los defensas mexicanos, Duilio Davino de 1.80 metros y Claudio Suárez de 1.78, además del 1.77 de Raúl Lara, mientras que Joel el “Tiburón” Sánchez mide 1.75

La clave ahí fue, no solamente por la mayor estatura, sobretodo de Bierhoff, delantero del Udinese de Italia en esa época, sino por la mejor técnica en el remate de cabeza de los delanteros alemanes por sobre la de los mexicanos para tratar de despejar, el resorte de los alemanes era brutal y los mexicano no sólo no resorteaban igual, sino tampoco incomodaban al momento de marcar. Un recurso que usa un defensor más bajo de altura, es incomodar, estorbar al delantero y no dejarlo saltar cómodamente para rematar con la testa; sin embargo, si repasamos las acciones del comentado partido, incluso si lo analizamos a través del video, nos percataremos de que los nacionales fueron incapaces de neutralizar a los europeos en el gesto del remate de cabeza.

Lapuente comentó que quizá se equivocó al colocar a Lara de central a partir de la parte complementaria, porque en la entrevista con TUDN, Lapuente deja ver que esto ocurrió justo a partir del segundo tiempo y no antes; otra alternativa pudo haber sido el haber ingresado a Sánchez, un central nominal, por Lara, pero de ésta forma no hubiese usado el cambio de Peláez por Aspe, porque el revulsivo de Arellano fue más frecuente en el Mundial, tan es así que entró por el sacrificado Palencia. Lo cierto es que el “hubiera” no existe y aquel día el Tri perdió porque no metió las otras dos claras que tuvo y que no supo concretar, a través de Palencia y el “Matador” y ahí estoy de acuerdo con el timonel nacido un 15 de mayo de 1944 en la Ciudad de México.

A los protagonistas, a los grandes, no se les absuelve, no se les indulta, no se les perdona. Mientras duró, el sueño fue maravilloso, divino, hermoso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s