El puente de comprensión | Cuando éstas abajo, ¿Qué sucede?

Gran detalle de Matías de Jesús el “Pelado” Almeyda con su ex dirigido, Ezequiel Cirigliano, quien ahora está preso, gesto de recomendarle y poner a su disposición su psicóloga Dolores, la misma que ayudó al nativo de Azul a salir de su depresión cuando se había retirado del fútbol. Ésta es una muestra de congruencia de que el canterano de River Plate no se olvida de sus raíces, así me lo dijo en la entrevista que tuve el privilegio de hacerle en la casa donde creció el 6 de junio de 2018.

Al leer la nota completa del diario “Clarín” ésta mañana, me llevó a reflexionar sobre lo que sucede cuando estamos abajo, cuando cometimos error, cuando la cagamos y vamos a tocar fondo, ¿qué pasa ahí?, normalmente juzgamos o nos juzgan, nos dan una patada en el culo, nos etiquetan, nos hacen a un lado o apartamos al otro sin investigar, sin informarnos, sin ni siquiera ir a preguntarle al “verdugo” ¿qué pasó?, ¿qué sucedió?.

La prudencia es la virtud más difícil de ejercer, porque a través de la facultad de la “inteligencia” a veces es adecuado decidir rápido u otras veces es mejor hacerlo pasado un tiempo. Prudencia significa informarme, evaluar y actuar, tal y como me lo enseñó mi querido doctor Ernesto Bolio y Arciniega, decano del IPADE y todo un “Sensei”.

De lo poco que se de Juan Pablo II, es que dijo que los seres humanos somos como una cebolla, estamos hecho de capas y capas. Antes de juzgar o etiquetar, toca revisar qué hay en cada capa para conocer el mecanismo y la secuencia de pensamientos, ideas, sentimientos y demás de una persona para explicar, para responder sobre su acción.

Me encantan los dichos porque tienen mucha sabiduría; “El sol sale para todos”, así es, siempre te apoyará o ayudará quien meno esperas.

Cuando estamos bien alto, el ego nos hace olvidar de cuando estábamos abajo. Cuando estamos en los cuernos de la luna dejamos leído, no ayudamos, somos ingratos y se nos olvida que la vida tiene crestas y valles.

Bien por el último ídolo del “Chiverío”, que tiene consciente lo que ha vivido y ese puente de comprensión le ha permitido ayudar al que hoy no la pasa bien.

Lástima que Amaury Vergara no heredó la nobleza de su padre; el noble perdona, el noble comprende, el noble se da el tiempo y pone el corazón por delante para ver las capas de la cebolla.

Abusados!, tal y como cita mi amigo el “Chef”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s